Hornos de secado

Los hornos de secado al vacío encuentran su aplicación en sustancias muy sensibles y cuando se deba alcanzar un buen secado residual. En función del grado de secado, de la temperatura máxima admisible y de los disolventes utilizados, casi siempre será necesario un buen vacío final. Con determinados parámetros de proceso se originan grandes cantidades de vapor que sólo se podrán controlar con la capacidad de aspiración correspondiente.

Requisitos del proceso

  • exigencias de vacío medianas hasta altas
  • transmisión óptima de calor al material de muestra para ahorrar tiempo en el secado
  • dependiendo del material de muestra se deberán evacuar grandes cantidades de vapor
  • separación de gotitas y de condensado entre la bomba y el horno de secado

Exigencias de la bomba de vacío

  • en muestras acuosas: bombas de vacío de membrana exentas de aceite (modelos no necesariamente resistente a las sustancias químicas) o bombas rotativas de paletas herméticas por aceite para vacío final alto

  • excelente tolerancia a los condensados y a las sustancias químicas para el secado de muestras con disolventes
  • para estufas de secado, que hasta ahora han sido bombeadas con bombas de chorro de agua o vacío casero: vacío final hasta 7 mbar
  • protección de la bomba contra partículas y gotitas de líquido mediante el decantador a la entrada de la bomba (AK)
  • un condensador de emisiones para la recuperación de disolventes minimiza la contaminación del medio ambiente y del aire del laboratorio
  • para aplicaciones con grandes cantidades de disolventes inflamables: bombas y medidores con aprobación ATEX